Saltear al contenido principal
Actualidad

¿Se puede presentar un Concurso de Acreedores durante el Estado de Alarma?

Antes de exponer unas breves notas sobre cómo afecta la declaración del estado de alarma a las solicitudes de concursos de acreedores, deseamos de corazón que todos nuestros clientes y lectores se encuentren perfectamente y que en todo caso el contagio haya sido leve, esperando una rápida recuperación a quien se haya visto afectado por los síntomas del COVID-19.

El BOE del 18 de marzo pasado publicó el

Deseamos fervientemente equivocarnos pero si el estado de alarma se extiende en el tiempo las consecuencias económicas van a ser demoledoras. Ya lo están siendo. No en vano, incluso antes de la propia declaración oficial del estado de alarma el día 14 de marzo, muchas organizaciones ya habían comenzado a prepararse para esta coyuntura económica, bien enviando personal a casa en la modalidad de teletrabajo, bien planteando un ERTE en el caso de las más afectadas, entre otras soluciones. Recordemos la cancelación en Barcelona del Mobile World Congress, a celebrar entre el 24 y el 27 de febrero, donde la práctica totalidad de las multinacionales del sector declinaron su participación por el riesgo de contagio del coronavirus. Como este ejemplo, todos y cada uno de nosotros conocemos alguno cercano además de los que vemos a diario en los medios de comunicación. En otras palabras, el tráfico jurídico-mercantil llevaba más de un mes resintiéndose por la pandemia e intentó actuar en la medida de sus posibilidades.

Trasladado lo anteriormente expuesto, por ejemplo, al sector inmobililario, si bien tendremos tiempo de ir analizando la evolución de la situación de forma paulatina, la eventualidad a día de hoy puede tener incidencia en: a) promotoras inmobiliarias que estuvieran atravesando dificultades económicas en estos momentos y b) en aquellos acreedores de las entidades promotoras que estuvieran barajando la posibilidad de solicitar la declaración en concurso de la misma con la intención de ganar ciertos privilegios atribuidos por la Ley Concursal. Toda esta materia la iremos desgranando más adelante y especialmente en lo atinente a la afectación de los contratos de compraventa suscritos con los compradores.

Por ende, centrándonos en lo apremiante que es la situación de estado de alarma, tenemos que poner de relieve por su importancia, en lo que a plazos se refiere, lo establecido en el

1. Mientras esté vigente el estado de alarma:

1.1. Todo deudor que se encuentre actualmente en estado de insolvencia en los términos que contempla la Ley Concursal, no estará obligado a solicitar la declaración de concurso de acreedores (concurso voluntario). En este sentido, la referida disposición legal dispone que el deudor se encuentra en «estado de insolvencia» cuando no pueda cumplir regular y puntualmente, o prevea que no podrá hacerlo, sus obligaciones exigibles.

1.2. El deudor que hubiera solicitado el denominado «preconcurso» ante el Juzgado competente no estará obligado a presentar la declaración de concurso de acreedores una vez finalizado el período fijado en el

2. Una vez finalizado el estado de alarma:

2.1. Los jueces deben dejar transcurrir dos meses desde esa fecha para admitir a trámite las solicitudes de concurso presentadas por los acreedores dentro del período de duración del estado de alarma y durante los dos meses citados (el denominado concurso necesario).

2.2. No obstante lo anterior, si hubiera sido el deudor el que voluntariamente hubiera solicitado la declaración de concurso de acreedores ésta se admitirá con preferencia, aunque sea de fecha posterior, al concurso necesario instado por sus acreedores.

Volver arriba